Tener una plaga de termitas supone un gran inconveniente. Se alimentan de la madera y los daños que pueden llegar a ocasionar pueden ser realmente significativos. Como especialistas en control de plagas en Gipuzkoa y Navarra, creemos que conocer algunos aspectos sobre estos insectos xilófagos es útil para prevenir su aparición. Una de las dudas más comunes al respecto está relacionada con la temperatura en la que las termitas están más cómodas y pueden desarrollarse con mayor facilidad.

Temperatura idónea para la aparición de termitas

Las termitas son pequeños insectos que se mueven más lento de lo que creemos, lo que evita su aparición en zonas que son demasiado cálidas o muy frías. En concreto, prefieren temperaturas entre los 18 ºC y 35 ºC. No van a buscar comida y sobrevivir en lugares que no estén dentro de este rango de temperatura, aunque también influye la humedad.

Además, cabe destacar que las termitas no pueden sobrevivir en ambientes que están por encima de los 37 ºC ni por debajo de los -3 ºC. De este modo, suelen permanecer en aquellas zonas en las que el nivel de temperatura es idóneo para ellas.

¿Qué ocurre con los cambios de temperatura que se dan a lo largo del año y con las temperaturas extremas? Las temperaturas varían mucho durante el año en todas las regiones. Cuando hay una plaga de termitas, reaccionan a los cambios de temperatura moviéndose hacia el interior de las estructuras de madera para consumir la celulosa. En el caso de las subterráneas, cavan hacia abajo en el suelo en busca de temperaturas más estables, por ejemplo.

Las termitas subterráneas también buscan la sombra en los días más calurosos cuando el suelo está demasiado caliente, y en invierno, llegan a cavar hasta 12 metros de profundidad y permanecen en un estado de inactividad durante un tiempo. Hay termitas que hibernan dentro de troncos o de otras estructuras de madera exteriores, y que recuperan el movimiento cuando aumentan las temperaturas.

En Irabia, como especialistas en control de plagas en Gipuzkoa y Navarra, y en insectos xilófagos, recomendamos prestar atención también a la humedad. Las termitas prefieren ambientes con una notable humedad ambiental, así como la madera más húmeda en algunos casos. Determinar la situación de una plaga de termitas en lo que respecta al lugar en el que se encuentra, la temperatura y la humedad, es clave para proceder con la aplicación de un tratamiento adecuado para su eliminación.