Una plaga de carcoma cuesta mucho trabajo descubrir. Una vez que se descubre esta plaga ya es demasiado tarde. Si tu propiedad presenta grandes estructuras de madera, resulta necesario hacer inspecciones periódicas para descartar cualquier riesgo de la aparición de termitas.

¿Qué son los insectos xilófagos y cómo actuar ante una plaga?

Los insectos xilófagos, ya sean carcomas o termitas, pueden llegar a causar graves daños en la madera. Si el ambiente es húmedo y hay estructuras y piezas de madera, obtendremos el caldo de cultivo perfecto para sufrir una plaga de estas características.

En este punto, es imprescindible valorar las recomendaciones y servicios de empresas especialistas en la eliminación de xilófagos, no solo para prevenir el problema, sino para erradicarlo.

No olvidemos que estos insectos tan poco comunes son difíciles de controlar y requieren de conocimientos y experiencia para ponerlos a raya. En este sentido, en Irabia contamos con los mejores especialistas en control de plagas de xilógafos y no solo matamos por encargo, sino que realizamos tratamientos preventivos basados en la combinación de gases tóxicos con la inyección de insecticidas especialmente formulados para acabar con el problema de raíz.

¿Cómo diferenciar una plaga de carcoma?

Tanto las termitas como la carcoma sienten predilección por la madera. Pero, ¿en qué se diferencian?

Las termitas, más conocidas como plaga invisible, son insectos sociales con un comportamiento parecido al de las hormigas y se sienten enormemente atraídas por la madera y los parquets. Concretamente, por la celulosa que compone los elementos fabricados en madera, cartón, papel o paneles de aglomerado.

Los síntomas que vas a detectar si tienes termitas en casa son ruidos en las paredes, sonidos a madera hueca, túneles en las instalaciones o puertas y ventanas encajadas o que presenten dificultad de apertura y cierre.

En cambio, la carcoma tiene un aspecto pequeño y negruzco y siente predilección por la madera antigua. Por tanto, si dispones de antigüedades en casa, que además suelen tener un alto valor, tanto económico como sentimental, tienes más probabilidades de sufrir una plaga de esta especie. De ser así, la carcoma acaba saliendo al exterior, dejando a su paso pequeños orificios en la estructura y galerías interiores de la madera.

Es precisamente al final del ciclo larvario cuando se dejan ver la carcoma y sus perforaciones, dejando tras de sí un polvo granulado visible. Por tanto, a diferencia de la plaga de termitas, la de carcoma no es, ni mucho menos, invisible.

Si tienes dudas de la presencia o no de termitas en casa, cuenta con Irabia Control de Plagas, Realiza una inspección para verificar la presencia o no de cualquier tipo de plaga. Nuestros especialistas le aconsejan sobre cómo prevenirlas.